1ª Clínica de Medicina Biológica y Acupuntura de Donostia

Crioterapia

 

Es el tratamiento con una sofisticada máquina de última generación que actúa a través de bajas temperaturas. Al decrecer la temperatura en la zona conseguimos que las sustancias que infiltramos en el cóctel aumenten su tiempo de permanencia en el entorno celular, ya que el frío provoca que los productos se condensen y que haya una disminución del flujo sanguíneo en la zona por vasoconstricción, de ahí que la combinación de ambos sean la clave del éxito a largo plazo”.

El protocolo de la crioterapia comienza con una limpieza facial y una exfoliación de la piel con Glykopeel de 2.0 o Gommage, de los prestigiosos laboratorios parisinos Filorga. Con este peeling de ácido glicólico se eliminan las células muertas de las capas superiores de la epidermis, por lo que las irregularidades de la superficie se atenúan y se ve una piel más lisa. A continuación, se da un masaje facial de veinte minutos con una sonda fría que provoca una constante electrónica muy agradable. Mediante la reducción brusca de la temperatura cutánea, se genera una secuencia de vasoconstricción y vasodilatación que permite que las sustancias que se han infiltrado previamente así como el sérum que se emplea penetren más profundamente en la piel. Tras esta gimnasia facial con propiedades tensoras, se aplica una máscara de ácido hialurónico que proporciona una gran hidratación y rellena las arrugas (el ácido hialurónico es capaz de absorber 1000 veces su peso en agua) y se finaliza con un masaje facial relajante y rejuvenecedor con una crema hidratante antiedad de Filorga que se elige en función del tipo de piel del paciente