1ª Clínica de Medicina Biológica y Acupuntura de Donostia

Tratamiento de las varicies sin cirugía

Las VARICES se producen por un mal funcionamiento de las válvulas venosas.

Generalmente, son de origen genético, existiendo claramente una predisposición hereditaria a padecerlas aunque, según el tipo físico, el tipo de trabajo, el modo de vida, la obesidad y la constitución física, se favorecerá la aparición con mayor o menor frecuencia.

Afectan al sistema venoso superficial. Este fallo valvular hace que la sangre circule en sentido inverso, lo que provoca un aumento de presión en las zonas afectadas que da lugar a los síntomas varicosos:

  • Pesadez
  • Inflamación
  • Calambres
  • Hormigueos, etc.

Con el tiempo, la evolución puede dar lugar a cambios en la piel: pigmentaciones, atrofia cutánea y, en su grado máximo, úlceras venosas.

Aproximadamente un 65% de la población presenta algún tipo de varices, por lo que es una patología con muy alta prevalencia.

Existen varias clasificaciones para las varices pero, atendiendo a su tamaño, éstas pueden ser:

  • Grandes Varices: Tronculares o accesorias
  • Tamaño Mediano: Varices reticulares, varices telagiectásicas.
  • Microvarices: Arañas, filamentos.
RSV (Radical System Veins)